lunes, 11 de julio de 2011

Mercados tradicionales

Por Luza Alvarado


Los mercados tradicionales de abasto se enfrentan desde hace más de cincuenta años a los grandes supermercados. Una contienda entre tradición y practicidad.

 Mercado de la lagunilla ©mimejicodeayer
Los mercados de nuestro país han sido, desde la época prehispánica, protagonistas de la cultura y la vida cotidiana de México. A inicios del S. XX, gracias a la obra de los muralistas mexicanos, alcanzaron un lugar privilegiado en el imaginario cultural. Durante el Porfiriato, bajo la premisa positivista de orden y progreso, los mercados tradicionales iniciaron un breve camino hacia la modernización con el añadido de techumbres, pisos de cemento y regulaciones sanitarias. Sin embargo, este rumbo se detendría en 1970 con el arribo de los supermercados.

Hoy en día, los medios de comunicación masiva ejercen una importante presión sobre los hábitos de los consumidores, particularmente a nivel urbano. Sin embargo, los mercados tradicionales han logrado conservar suficientes atractivos como para sobrevivir los embates de la globalización. En un momento en que el sistema económico parece empañar el devenir de las expresiones tradicionales y locales, vale la pena replantear la rivalidad entre el mercado y el supermercado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada