domingo, 20 de febrero de 2011

Vino: universal y local

Fotografías de Liliana Luna

Llegamos a Ezequiel Montes, Querétaro. Nos reciben los viñedos La Redonda, donde la vid aún duerme, el paisaje es seco y el sol cae a plomo.


El olor a tierra mojada y a levadura riñen por ganarle al aroma de cabrito a las brasas; las familias buscan la mesa más adecuada para comer una tabla de quesos y beber los vinos que hay a para degustar.

El recorrido comienza en los stands: ¿tinto, blanco, espumoso, rosado o dulce? Finalmente todos buscan agradar al paladar. 


Conocer nuevos vinos causa miedo pues no se sabe qué hay detrás de ellos. Generalmente, siempre nos detenemos a leer las etiquetas para asegurarnos que proviene de una casa productora o bodega reconocida; de su porcentaje de alcohol o de su país de procedencia. Aún así, la personalidad del vino se manifiesta para demostrar que el imaginario mundo de sus sabores, códigos y diseños, pueden -a través de botellas muy diseñadas- ser tan universales como locales. 

Están presentes aquellos vinos dominados por la estética mexicana, elaborados con sensibilidad.  La mirada local y extranjera los valora, los replantea y los analiza. Es tiempo de vino. Muy poco está en discusión: Se dice que el vino sólo es cuestión de buen sabor, olor y acidez.

La vid sigue durmiendo, el paisaje está seco y el sol ya se ocultó, es hora de marcharnos. Todavía quedan muchos vinos por descubrir y lo seguiremos haciendo, aunque al final del día la pregunta es: ¿quién puede probar todos los vinos del mundo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada