miércoles, 6 de abril de 2011

La fiesta verde de la ciudad

Por Karla Torres

“Café para llevar, por favor. ¿Tiene orgánico?”. Esto parecería un pequeño paso para cuidar el ambiente comparado con reducir nuestro consumo de agua, luz o combustible; lo cierto es que la industria de comida orgánica impacta positivamente el planeta, pues sus alimentos se cultivan sin el uso de pesticidas y fertilizantes artificiales, y en el caso de la carne provienen de animales criados sin la utilización de hormonas y antibióticos. Una oportunidad para conocerlos fue el EcoFest 2011, el cual ofrecía como principal atractivo un tianguis de productores de artículos ecológicos. La cita fue el pasado sábado 26 de marzo, en el Bosque de Chapultepec, lugar idóneo por su rica biodiversidad (en él habitan alrededor de 40 mil árboles de más de 100 especies distintas), y por ser considerado el área verde urbana más grande de Latinoamérica.


             
Después de visitar los stands de Fundación Adar, Aguar.org.mx, Fábrica ecológica y Basura cero, encontré a Amarantla (www.amarantla.com), módulo en el que un par de mujeres ofrecían muestras gratis de amaranto producido mediante prácticas sustentables. Dentro de mi interés por apoyar el consumo responsable, sentía curiosidad por comprobar si los orgánicos saben mejor; la fila de gente que deseaba comprar sus artículos y un pedazo de este cereal en su versión chocolate, me ayudaron a comprobarlo… 

Después de esta experiencia me dirigí a Vivente (www.vivente.com.mx), pequeña empresa conformada por egresados de la Facultad de Química de la UNAM, quienes bajo el concepto de “Chocolate funcional”, apoyan un estilo de vida más saludable al crear dulces elaborados con fibra dietética, los cuales también representan una excelente alternativa para quienes padecen diabetes.

             
En el recorrido encontré a un viejo conocido: Aires de Campo, tienda que brinda a sus compradores desde hace 10 años, productos orgánicos certificados. Alguna vez tuve oportunidad de probar su café y mermelada, ambos funcionaron como complementos de mis mañanas y me ayudaron a iniciar el día pensando “verde”.
            Con el calor que hacía –y recordando las palabras de mi madre de que “el calor se combate con calor”–, me dirigí a Te Yóguico (www.tearomamexico.blogspot.com), el cual, a pesar de que no quitar mi sed, me dejó un agradable sabor picante y dulce en la lengua. El vendedor me explicó que esta sensación era producto de la mezcla de cinco especias de la medicina ayurveda: cadamomo, jengibre, clavo, pimienta y canela; que, se dice, benefician el proceso digestivo, al sistema nervioso y a los huesos.

Para concluir mi nuevo camino gastronómico, decidí probar los tacos de lechuga con pollo y acompañarlos con agua hecha con frutas de temporada. Quisiera haber terminado con más experiencias, pero las reservo para la próxima edición de esta fiesta verde; no obstante, les comparto el nombre de algunas tiendas que estoy ansiosa por ver el próximo año.

Vinos Emiliana
Vinos orgánicos y sustentables

Huerto de la Peti
Conservas orgánicas

Quesos Val
Lácteos orgánicos

Agromercados
Café, miel, aceite de ajonjolí y mermeladas orgánicas

¿Sabías que…?
Un estudio realizado por la Washington State University demostró que las fresas orgánicas eran de mejor calidad, tenían más antioxidantes, minerales, y se conservaban más tiempo que las convencionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada