sábado, 6 de agosto de 2011

París

Por Luza Alvarado


Jean Marc, el mesero, me reconoce desde lejos. Entro al café y me saluda por mi nombre. No tiene que preguntarme nada; antes de llegar a la barra coloca un croissant y un espresso con un cuadrito de chocolate amargo a un lado. Bebo el café de un solo trago, como si fuera un golpe de adrenalina para despertar de un sueño. Ahí están los habitués de cada mañana: tres peones, un oficinista, una chica universitaria, una pareja de ancianas. Los miro con cierta nostalgia prematura, es mi último día de trabajo en París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada