martes, 22 de febrero de 2011

Comercio justo

Por Paz Merino
El movimiento de Comercio Justo inició en Europa en la Primera Conferencia de Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas, celebrada en Ginebra en 1964. Se trata de una manera alternativa de efectuar el comercio, que garantiza una retribución justa a los productores.



Actualmente, 200 millones de niños trabajan, de los cuales 132 millones de entre cinco y catorce años trabajan en el campo.
Organización Internacional del Trabajo (OIT)


Algunos de los principios más importantes del comercio justo son el rechazo a la explotación infantil, la igualdad entre hombres y mujeres, el respeto a los derechos humanos, así como al ambiente y la transparencia de información hacia el consumidor.

Productos como cacao, café, té, frutos, algodón y vino, entre otros, se producen y distribuyen de manera responsable, comprometidos con la calidad a un precio justo que beneficia al productor y al consumidor. Los productos de comercio justo están etiquetados con la leyenda Fairtrade, aunque puedes comprarlos directamente del productor, eliminando así a los intermediarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada