martes, 7 de junio de 2011

Los años 1950 y los supermercados


Por Luza Alvarado

...Sin embargo, los supermercados no han logrado modificar de raíz los hábitos de consumo tradicionales...



El primer supermercado en México, Aurrerá, abrió sus puertas en 1958. A pesar del éxito, las condiciones para la proliferación de estos centros de abasto no se dieron sino hasta fines de la década de 1960, principalmente debido a dos factores tecnológicos: el automóvil, que permitiría transportar mayor cantidad de productos a casa, y el refrigerador, que favorecería el almacenamiento de los mismos durante más tiempo. Hoy en día, estas mismas razones han hecho que los principales consumidores que acuden a los supermercados sean familias de clase media y alta.

Las ventajas que ofrecen los supermercados son muchas. Gracias a los sistemas de transporte y distribución, hoy podemos encontrar en los anaqueles productos de casi todo el mundo: especias, bebidas, conservas y hasta frutas o verduras que nuestros antepasados sólo conocieron de oídas, en viajes a ultramar o en los libros. El orden, la limpieza, los horarios extendidos –supermercados abiertos 24 horas– y la garantía del abasto son cuatro de los factores que colocan a los autoservicios por encima de los mercados tradicionales.


Sin embargo, los supermercados no han logrado modificar de raíz los hábitos de consumo tradicionales. Tan es así que para poder competir con los mercados de barrio, las cadenas de supermercados han impulsado el establecimiento de locales con servicios, productos y oficios tradicionales, como zapateros, cerrajeros, heladerías, joyerías, papelerías, mercerías y hasta ópticas en la periferia o al interior de sus instalaciones.

Aún queda en el aire una pregunta: ¿los mercados y tianguis tradicionales están destinados a desaparecer? Especialistas de la economía y la antropología no arriesgan un sí definitivo, pues ante la tendencia de sustentabilidad alimentaria, los mercados tradicionales han ganado nuevos adeptos. Por otra parte, los mercados locales logran cubrir una necesidad básica de socialización e intercambio cultural que se encuentra diluida en otras formas más impersonales de comercio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada