lunes, 13 de junio de 2011

Las cebollas en Minamata


Por Raquel Saavedra

Minamata es un pequeño pueblo al sur de Kyushu, Japón, donde se cultivan cebollas, las cuales en temporada de lluvias desarrollan un olor característico que impregna al pueblo. Éstas se venden en el supermercado local; sin embargo, son tan abundantes que los habitantes, quienes cultivan sus terrenos cebolleros, las ofrecen como regalo a los voluntarios internacionales en símbolo de gratitud por el trabajo que llevan a cabo.



Por su suave sabor se pueden comer crudas. Con ellas cocinábamos todo tipo de platillos, siempre y cuando no fueran muy costosos. En las mañanas, a pesar de los paladares europeos acostumbrados a desayunar más ligero, preparábamos sopa de miso con hongos o nato con arroz; para el trabajo onigiris, sushi, arroz al curry; y para la cena oden, okonomiyaki, ensaladas, y en ocasiones platillos característicos de otros países: pasta, crepas, kimchee y tacos. Nunca faltaba ingenio para suplir los ingredientes necesarios.

Minamata también es el nombre de una enfermedad, (Enfermedad de Minamata), pero a mí me hace recordar las mañanas lluviosas, las visitas a casas de la gente local que bebe sake,los cerezos en flor y, especialmente, el olor de las mañanas a cebollas dulces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada