lunes, 10 de octubre de 2011

¿Ser o no ser vegetariano?

Por Inés Saavedra


Durante muchos años y en diversos grupos sociales ha existido la polémica: ser o no ser vegetariano.




En algunos lugares del mundo ser vegetariano es una tradición, una obligación moral o religiosa, o una consecuencia de sus circunstancias; para nosotros ser vegetariano es una elección, una elección que puede ser muy saludable, pero debes poner especial atención a tu dieta para que no te haga falta ningún nutriente. 

Como todo en la vida, ser carnívoro o vegetariano ofrece ventajas y desventajas que aquí te presentamos para que tú puedas decidir:

Ser carnívoro

El ser humano es omnívoro, esto quiere decir que nuestro cuerpo es capaz de digerir las proteínas animales, por lo tanto: carnívoro.

En las sociedades antiguas, nunca se había consumido tanta carne como se consume actualmente, la carne es buena para el cuerpo humano, el problema como en todo son los excesos.El consumo excesivo de carne favorece las enfermedades cardiacas, pero un consumo moderado de carne es saludable. Lo mejor es comer carne de excelente calidad y en menor cantidad. Reduce tu consumo de carnes rojas a una vez a la semana.

Hay algunas personas que no deben dejar de consumir carne roja, como lo son los niños o las mujeres embarazadas, ya que su organismo necesita mucho hierro y vitamina B12 para prevenir la anemia.La calidad de las proteínas de la carne es muy superior a la que ofrece la dieta vegetariana, al igual que la presencia de la vitamina B12 y en general el complejo B, las cuales se obtienen de productos de origen animal.

Todo esto sin mencionar su sabor, ya que ofrece una infinidad de presentaciones y posibilidades de preparación.

Y bueno, finalmente… ser carnívoro en un mundo carnívoro es fácil.

Ser vegetariano


Existen muchos motivos para ser vegetariano que van desde creencias religiosas, concepciones ideológicas, la salud, la ecología o el amor por los animales.

Elegir ser vegetariano puede ser muy saludable pero no es fácil, hay que poner mucha atención a lo que comes, cómo lo comes y con qué lo combinas. Es muy fácil perder nutrientes al cambiar radicalmente tus prácticas alimentarias.

Una persona puede ser vegetariana y gozar de un perfecto estado de salud, un claro ejemplo son las culturas orientales, como la India, que practican el vegetarianismo durante toda su vida sin que esto tenga repercusiones en la salud.

En el mundo occidental, es un poco más difícil serlo pues la mayoría de la gente come carne, en casas, reuniones y restaurantes puede ser difícil encontrar opciones vegetarianas, aunque cada vez existe una apertura mayor a ofrecer alternativas con menos carnes rojas.

Un vegetariano estricto no come ningún tipo de carne, los veganos son un grupo que no consume ni siquiera miel, pues dicen que es el trabajo y alimento de las abejas. El vegetarianismo extremo no es saludable, pues puede provocar anemia por la falta de hierro y vitaminas del complejo B, falta de minerales y falta de calcio, sin mencionar el bajo consumo de proteínas que el cuerpo necesita. 




Actualmente existen muchas variedades de vegetarianismo, una de ellas, (quizá la más popular en los países occidentales) es el ovo-fisio-lacto- vegetarianismo, es decir aquellos que consumen huevos, pescado y lácteos. El pescado y el huevo son dos fuentes excelentes de proteína y vitaminas del complejo B, por lo que esta forma de vegetarianismo es una alternativa fácil de seguir y saludable.

Un vegetariano tiene menos riesgo de sufrir obesidad, dislipidemia (aumento de grasa en la sangre) o cáncer de colon.

Si eres vegetariano no hay que olvidar incluir en tu dieta muchas leguminosas (lentejas, frijoles, garbanzos, soya o habas) ya que éstas tienen un importante contenido proteico y más aún si las combinas con cereales como el arrroz, el trigo o el maíz. La oferta de ingredientes en cuanto a variedad y sabor es muy alta, a veces creemos que un vegetariano sólo come lechuga, pero en realidad existen las nueces, la miel, los lácteos, las frutas, verduras, pastas, frutos secos, cereales y leguminosas.

Una dieta vegetariana no tiene que ser aburrida, puede ser creativa y deliciosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada